Terres de Mestral
TIVISSA - PRATDIP - VANDELLÒS - L'HOSPITALET DE L'INFANT

Vandellòs i L'Hospitalet de l'Infant

Vandellòs

Vandellòs, en el interior, pero tampoco muy lejos del mar, se encuentra sólo a 270 metros de altitud. Sin embargo, el pueblo respira montaña por los cuatro costados e invita a caminar y trepar sierras para conseguir vistas fabulosas tanto de la costa como del interior. El núcleo antiguo presenta un entramado de calles claramente medieval, y de hecho ya hay constancia de su existencia en la Edad Media como la Vall del Llorer, se donde surge su nombre. No es extraño, por tanto, que su historia nos hable de tiempos antiguos, de batallas e, incluso, de hombres de la prehistoria que dejaron señales de su paso en cuevas y grutas reconocidas como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

L’Hospitalet de l’Infant

Los pueblos de L’Hospitalet de l'Infant y Vandellòs forman parte de un mismo municipio administrativo, lo cual no quiere decir que sean idénticos. No es el caso. L’Hospitalet de l’Infant es a orillas del mar, un pueblo tocado por la brisa y bañado por las olas, mientras que Vandellòs está un poco más adentro, en el interior, como si fueran dos caras de la misma moneda. El litoral de L’Hospitalet presenta unas playas prácticamente vírgenes donde se puede escuchar el sonido de las olas mientras se respira el aire del valle, al tiempo que las playas más cercanas al Hospitalet son un prodigio de equipamientos y servicios. Por si todo esto fuera poco, L'Hospitalet ha sido tierra de acogida desde tiempos antiguos. De hecho, el nombre del pueblo proviene del hospital medieval que se construyó para acoger peregrinos y viandantes.

Masboquera

Este pequeño pueblo, donde viven sólo 83 habitantes, es uno de los cinco núcleos de población que integran el municipio administrativo de Vandellòs i L’Hospitalet de l’Infant. Típico pueblo del interior del Mediterráneo, de casas bajas y calles estrechas, Masboquera es un lugar ideal para iniciar varias rutas a pie, en BTT o a caballo. En el centro se encuentra uno de sus elementos arquitectónicos más característicos: la Torre de les Hores, en el centro del núcleo, que nos invita a pasear un seguido de rutas.

Masriudoms

Masriudoms, donde viven poco más de 100 habitantes, es otro de los núcleos de población del municipio de Vandellòs i L’Hospitalet de l’Infant. Se encuentra camino del interior, a medida que te alejas de la costa, y es casi obligado hacer una parada para contemplar su iglesia románica (del siglo XIII), con un campanario que, en origen, era una torre de defensa medieval, catalogada como Bien Cultural de Interés Nacional. La vida rural de todos los tiempos también deja sentir y vivir en los lavaderos de la Plaça de la Font, testigo de cuando la colada era pública.

L'Almadrava

A 12 km al sur de L’Hospitalet de l’Infant, pasado el Coll de Balaguer, encontramos L’Almadrava, un núcleo de casitas blancas en primera línea de la costa, donde habitan poco más de 50 personas. Como ya pueden imaginarse, este pequeño pueblo debe su nombre a la almadraba, un instrumento tradicional de pesca que se empleaba para la pesca del atún y otros peces migratorios. Estamos en tierra de pescadores, y de esto nos habla la memoria popular del lugar. L’Almadrava cuenta con una de las playas de arena más tranquilas de la Costa Daurada, urbana, provista de servicios y larga (de 1.600 metros de longitud).

Masia de Castelló

Los años cincuenta del siglo XX vieron como había pequeños pueblos que, progresivamente, se quedaron despoblados por la emigración que se producía en el mundo rural. La Masía de Castelló es uno de esos lugares pero, paradójicamente, y al contrario de lo ocurrido en otros casos, la Masía de Castelló se ha ido recuperando poco a poco, gracias a sus amantes y los antiguos vecinos, y hoy es un pueblo que cobra vida en varios momentos del año con actividades como la Rústic Festa o el Pessebre dels Estels.